César Bustamante habla de los efectos de la LOTTT (entrevista completa)

•mayo 15, 2013 • Dejar un comentario

1. Todo cambio de legislación afecta a los destinatarios que cuando menos, deben
cambiar de hábitos para acomodarse a las nuevas exigencias.
Tratándose de normas de trabajo, esto se hace más sensible. Afecta a la
organización empresarial, principalmente respecto de la adopción de las nuevas
limitaciones de jornada lo cual puede implicar desde la reducción de la
producción de bienes o la prestación de servicios hasta, si se quieren mantener
los niveles de producción o de servicios proporcionados, el empleo de más
trabajadores. Desde luego, en ambos casos eso incide en los costos de producción
y por ende en los precios. En su libro Derecho del Trabajo, cuya primera edición
data de 1939, el doctor Rafael Caldera se refiere a las objeciones a la Ley del
Trabajo de 1936 pues se temía que causaría la ruina de los productores y aquí
estamos, hemos sobrevivido y los malos augurios no ocurrieron. Las objeciones no
son muy distintas a las que siempre se han presentado con ocasión de cambios en
la legislación laboral. El punto está en que esos cambios traigan, en general,
beneficios a toda la nación. Que no se cierren las fuentes de empleo; que, por
el contrario, se reduzca el desempleo, en especial, entre la población que por
primera vez busca un trabajo; que el mayor número de personas pueda adquirir los
bienes y servicios esenciales; que la economía del país se haga más fuerte y no
más vulnerable.
2. Descartemos la opción de
cerrar la empresa, que sólo la seguirán aquellos negocios que ya tenían una
existencia precaria o una gerencia muy resistente a los cambios. Las empresas
deberán hacer cambios en su organización interna, llevar más controles de los
contratos de trabajo, del cumplimiento de los deberes de trabajo para poder
justificar los despidos, dada la estabilidad reforzada que trae la ley,
modificar prácticas en diversos órdenes del funcionamiento interno,
especialmente la jornada y los ”outsourcings” -tercerización-. Deberán decidir
si reducen la generación de bienes y servicios o si para mantenerlos, aumentarán
el personal o, en su lugar, si responder con nuevas tecnologías que les permitan
sostener e incluso, incrementar la producción sin emplear más personal. Tomar
decisiones desde el punto de vista económico respecto de los costos y los
precios.
3. Lo más sensato es hacer
seguimiento de los cambios en el nivel de empleo, la producción de bienes y
servicios, el ingreso de toda la población, en fin, de la fortaleza económica de
la nación; tratar de aislar cuáles de esos cambios son consecuencia de las
nuevas disposiciones y sobre esa base, juzgar, e introducir los ajustes
necesarios. En lo personal, tengo fe, quiero creer, que el país se adaptará a la
nueva legislación y no percibiremos efectos demasiado negativos e incluso, hasta
podría traer un mayor bienestar general. Pienso que todos los sectores comparten
esta última aspiración.
4. En cuanto a la necesidad de la reforma
para los trabajadores, es discusión que no tiene fin. Y es patético que después
de más de una década, Venezuela no dispusiera de estudios serios,
científicamente apoyados, sobre el impacto de la reforma de 1997 sobre el
ingreso de la clase trabajadora y de la economía nacional, tanto así que la
nueva legislación acoge los dos sistemas: el de la reforma de 1997 y el de la
llamada “retroactividad” de las prestaciones sociales. En lenguaje coloquial: se
declaró tablas la discusión. Lo cierto es que estaban pendientes dos tareas por
cumplir: la reducción de la jornada y el rescate del viejo modo de cálculo de
las prestaciones. El constituyente de 1999 había señalado esas dos tareas y se
ha tardado más de una década en cumplirlas. Por lo demás, la reducción de la
jornada ya estaba enunciada en la Constitución de 1961 entre los derechos
sociales.
5. Algunas reivindicaciones eran y son viables y se impondrán. Otras
reivindicaciones quedarán en desuso y desaparecerán o permanecerán como un
asunto a ser asumido y realmente implantado en el futuro. Pero siempre pasa así
con toda legislación, porque ésta nunca existe aislada sino rodeada y
retroalimentada de factores sociales, económicos y políticos.
6. Nada mejor para responder esta pregunta que las palabras de un distinguido
profesor uruguayo, docente por muchos años de la UCAB, Osvaldo Mantero de
Sanvicente: para algunas concepciones del Derecho del Trabajo, el conflicto se
manifiesta como una disfuncionalidad de las relaciones laborales… para otras, el
conflicto constituye la esencia y razón de ser del Derecho del Trabajo. Dentro
de estas, el Derecho del Trabajo es la tentativa de regular jurídicamente la
contradicción esencial de las sociedades capitalistas. De acuerdo con esos
criterios, hay que distinguir entre el conflicto laboral como conflicto
inherente a nuestra manera de producir, y los conflictos concretos que pueden
surgir como consecuencia de la prestación de trabajo. Aun cuando los segundos
suelen ser una manifestación del primero, son susceptibles de solución. El
primero, en cambio, no lo es.
7. La teoría general del derecho enseña que cuando entre una norma superior y
otra inferior (ley y reglamento, por ejemplo) surgen varias hipótesis de
interpretación, unas llevando a la contradicción entre normas, otras a la
complementación entre ambas, no se puede concluir que las normas sean
antagónicas, sino que hay hipótesis de interpretación falsas e hipótesis de
interpretación ciertas. Eso pasa con la aparente contradicción entre las normas
leglales y reglamentarias sobre los días de descanso. El reglamento ha dado
respuesta a las dudas sobre la necesaria continuidad de los días de descanso
cuando esto es imposible dada la modalidad de funcionamiento de la empresa. Por
supuesto, hubiera sido mejor que tales dudas no se hubieran generado. Eso
atiende a la calidad técnica del instrumento normativo. Y lo mejor no es usar la
norma reglamentaria para enmendar las carencias de la norma legal, sino reformar
ésta. En el contexto actual, esto no es posible sin levantar una polvareda
política de grandes proporciones.
8. Me remito a las respuestas anteriores. Esta historia no termina aquí. Habrá
que evaluar los efectos jurídicos, sociales, económicos y políticos de las
nuevas disposiciones y si se requiere, hacer ajustes. Por otra parte, uno podría
plantearse: ¿justicia social y desarrollo económico están necesariamente en
contradicción? ¿para alcanzar el desarrollo económico forzoso es sacrificar la
justicia social? y a la inversa ¿el logro de la justicia social conlleva de
forma indisoluble al atraso económico? Me inclino a pensar (¿creer?) que es
posible el logro armónico de los dos objetivos.
9 y 10. Las nuevas disposiciones laborales representan para las empresas
afectadas de manera crítica por ellas (que no es la totalidad, pues muchísimas
ya venían operando con jornadas de 40 horas semanales y menos, y descansando
sábados y domingos; y así respecto de otras modificaciones importantes de las
normas) un reto gerencial para reaccionar rápidamente y adaptarse. Tomar las
decisiones apropiadas para cumplir con la ley sin comprometer la sobrevivencia
de la empresa. Y, como se puede apreciar, esto apunta directamente a la calidad
de la gestión de la empresa.
11. Ha habido modificaciones sustanciales del marco normativo para sancionar el
incumplimiento de la ley. De una parte, las sanciones pecuniarias (las multas)
se han hecho drásticas. Se cambió la unidad de medida de estas: se había pasado
de montos fijos en las leyes laborales preinflacionarias, a calcularlas a base
del salario mínimo; ahora, se calculan a base de la unidad tributaria, que trepa
más que el salario mínimo. Antes, algunos pagaban la sanción y continuaban la
infracción, porque la pena les resultaba risible. Ahora, tendrán que
considerarlo. Por otra parte, las penas privativas de libertad, principalmente
el arresto, se han multiplicado contemplándose para varios tipos de infracciones
o irregularidades. Con todo, el cuadro sancionatorio de la LOTTT no llega a ser
tan punitivo como la LOPNNA o la LOPCYMAT o aun la Ley contra el acaparamiento,
la especulación y el boycot respecto de conductas u omisiones relacionadas con
el trabajo.
Se nota un sesgo en el marco sancionatorio: se ha cargado la mano contra el
patrono, mientras que han desaparecido las sanciones contra otros actores de las
relaciones laborales, principalmente los trabajadores y las organizaciones
sindicales. Un ejemplo ilustra este aspecto: según la LOTTT, varios pueden ser
los sujetos que atenten contra el derecho fundamental a la libertad sindical:
los patronos, los trabajadores, las organizaciones gremiales, el Estado, y
cualquier otra persona o entidad; pero sólo se establece sanción contra los
patronos violadores de esta libertad, lo cual podría significar un
quebrantamiento del derecho constitucional a la igualdad ante la ley,
garantizado además en diversos instrumentos normativos sobre derechos humanos
reconocidos universalmente.

Anuncios

Ciudadano Kane análisis: secuencia de apertura

•octubre 31, 2012 • Dejar un comentario

http://youtu.be/iZrV4xioFVU

Citizen Kane, película de 1941, supuso el debut de Orson Welles como director de obras para la gran pantalla.

Tachada de tediosa por unos; calificadacomo genial por otros, me atrevería a decir que ambos bandos tienen una parte de la razón. La última palabra depende de los ojos con que se la mire y de la persona a quien estos ojos pertenezcan.

Tal vez el tedio provenga del hecho de que no se trata de una película que apunta preciamente al entretenimiento. Su genialidad se manifiesta en la técnica, y a un ejemplo de esta es que está dedicada la presente entrada.

Ya en la secuencia de apertura tenemos un gran ejemplo de lo que se puede lograr con el montaje, entendido no sólo como el mero proceso de edición, sino como un concepto que abarca el proceso de realización de la película en su integridad, desde la escritura del guión hasta la edición propiamente dicha.

En esta secuencia, Welles nos muestra a través de sucesivas imágenes concatenadas por disolvencia los diversos espacios que conforman el idílico Xanadu. Pero, si se fijan bien, la ventana con la luz encendida que destaca en el cuadrante superior derecho de la pantalla se mantiene SIEMPRE en el mismo lugar mientras la cámara nos va acercando, progresivemente, al lecho mortuorio de Kane.

Así, tal punto luminoso actúa como el fino hilo que une todas las perlas de un collar, dotando de unidad a imagenes tan dispares.

Para mejor comprender este análisis les recomiendo que vean el video al principio de esta entrada y lo cotejen con estas imágenes en las que resalto de manera gráfica lo expuesto.

El vampiro de Murnau

•octubre 30, 2012 • 2 comentarios

Nosferatu, película de 1922, dirigida por Friedrich W. Murnau y protagonizada por el enigmático Max Schreck, se constituyó como un hito del expresionismo alemán, haciéndole compañía a títulos tan emblemáticos como El Gabinete del Doctor Caligari (1920) y El Golem(1920).

Nosferatu

Primer intento de adaptación de la inmortal obra literaria “Drácula”, fue una película realizada contra viento y marea: el primer obstáculo que tuvieron que afrontar sus realizadores fue la negativa por parte de la viuda de Bram Stoker de ceder los derechos del libro, por lo que Murnau decidió llevar adelante el proyecto realizando pequeños cambios en los nombres de los personajes y en la trama de la película.

Esto, sin embargo, no fue suficiente para evitar el conflicto. De hecho, un tribunal emitió un fall, luego de la exhibición de la película, a favor de las demandas de la viuda de Stoker y se ordenó la quema de todas las copias existentes. Si esta obra cinematográfica ha llegado hasta nuestros días, ha sido gracias a que, para el momento en que se tomó esta ignominiosa medida, numerosas copias de Nosferatu ya habían sido distribuídas por el mundo y se salvaron de la purga.

Aquí, en este blog hermano, podrán encontrar la película completa. Eso sí: no se vale verla al mediodía; hay que verla a medianoche con las luces apagadas (y un pote de cotufas)… y, ¡Dios nos ayude!

La Misión (1986) montaje audiovisual

•octubre 24, 2012 • 1 comentario

La Misión fue estrenada en el año 1986. Dirigida por Roland Joffé y protagonizada por Robert De Niro y Jeremy Irons, la película obtuvo el premio Oscar a la mejor fotografía  así como la Palma de Oro a la mejor película del Festival de Cannes.

El presente trabajo (cuya autoría reclamo) pretende funcionar cmo una especie de síntesis de la obra (por lo que debo alertar que contiene SPOILERS) montada sobre la pieza musical titulada El oboe de Gabriel, de Ennio Morricone, quien compuso la banda sonora de la película.

En este caso, lo que escucharán es un arreglo para guitarra de la antedicha pieza musical, interpretada por mi padre, el Dr. Gerardo Hernández.

Disfruten.

The jazz singer

•octubre 19, 2012 • 1 comentario

Ópera Prima en Corto

•octubre 10, 2012 • 1 comentario

En mayo del presente año tuve la dicha de participar en la tercera edición del Festival Internacional Ópera Prima en Corto, celebrado en la ciudad de Granada, España.

A pesar de su corta vida, el nivel de excelencia alcanzado en la organización de este evento, a manos de la Asociación Cultural Garnata, es digno de tener en cuenta. Además, y en un plano más personal, la atención ofrecida a este servidor (primer asistente extranjero al festival, si se me permite el momento de egolatría) durante el evento dejó poco que desear.

Como ellos mismos dicen: “…somos el único festival en España que está enfocado de forma profesional a la base de la industria cinematográfica: la formación…”, lo que lo hace ideal para los estudiantes del cine.

En resumen, una excelente opción para aquellos que estén dando sus primeros pasos en este oficio y en búsqueda de promocionar sus primeros trabajos, con el valor agregado que le confiere el celebrarse en una de las ciudades más hermosas y llenas de cultura del mundo.

CQ

•octubre 9, 2012 • 2 comentarios

Una hermosa y letal agente secreta, un grupo de rebeldes que prepara la revolución terrestre desde la luna, una misteriosa figura que se mueve en las sombras, un joven aspirante a director cinematográfico que se topa con la oportunidad profesional de su vida en el París de la nouvelle vague francesa… y si esto no fuese suficiente para despertar el interés del lector, permítame mencionar una palabra más, una sola palabra, que evoca cientos de icónicas imágenes: Coppola.

Sin embargo, no estoy hablando precisamente de ese Coppola; hablo de su hijo, Roman Coppola. Pero antes de que la desilución y el desengaño le haga abandonar esta página en menos de lo que tarda un fotograma en ser proyectado en la pantalla, permítame decirle que, en mi humilde opinión, CQ, película del año 2001, es la prueba de que el cine se lleva en la sangre. ¡Y qué sangre la que le ha tocado en suerte a este joven director!

Así es. En este su primer largometraje, Roman Coppola verifica aquel dicho de “de tal palo, tal astilla”. Pero, cuidado: no vaya a esperar nuestra audiencia dar con los rollos apócrifos de El Padrino IV. Tal vez, incluso, la película, muy seguramente, no le sea muy grata al público lego. Para los cinéfilos, para los estudiantes del cine, sin embargo, resultará, creo yo, una verdadera delicia.

Es cine sobre  cine, en la mejor tradición de La nuit americaine, de Truffaut. Además, como ya dije, retrata las andanzas de un novel director mientras va en pos de su “big break” en la industria cinematográfica, y por experiencia sé que nosotros, aspirantes a cineastas, siempre encontramos grato ver a un colega padecer las glorias y los sinsabores del oficio que hemos elegido… aunque sólo sea para darnos ánimos cuando las cosas no nos van tan bien (que es la mayoría de las veces).

No los aburro más con mi arenga proselitista y los dejo con MyTrend, una página que presenta una revisión bastante interesante de esta película y sus entretelones, donde además podrán encontrar el trailer de la misma.

¡Feliz visionaje!