ESCINETV Escuela de Cine y Televisión

•octubre 3, 2012 • 1 Comentario

escinetv logo

Creo que fue Orson Welles quien una vez dijo que sólo se necesitaban unas tres horas para aprender todo lo que había que saber respecto a la técnica cinematográfica; el resto depende de lo que el genio de cada quien haga con eso.

Personalmente, creo que exageraba una poco (si mi humildísima opinión tiene algún valor frente a la aseveración del MAESTRO), aunque genios como Spielberg nos hayan demostrado que de manera completamente autodidácta y a muy corta edad (a los 15 ya había realizado un mediometraje de corte bélico y a los 22 aquella joya muda de Amblin que le valió su primer trabajo como director de programas televisivos) se puede alcanzar un gran dominio de la artesanía cinematográfica.

Para mí, el tránsito por una escuela de cine significó un primer acercamiento a ese mundo y la apertura de varias puertas a oportunidades profesionales y académicas, un impulso sin el cual creo que me habría sido muy difícil lograr los modestos méritos de los que hoy justamente puedo sentirme orgulloso.

Según mi entender, la carrera cinematográfica no sigue (ni debe seguir) los mismos procesos y métodos de aprendizaje de otras carreras, como la abogacía o la medicina: el cine es un arte y, como tal, para llegar a su cumbre, no exite un sólo camino, sino varios, todos válidos. También depende del carácter y las aptitudes de cada quien: Spielberg nunca pasó por una escuela de cine y, sin embargo, es SPIELBERG; por mi parte, considero que sin el impulso de una institución académica me habría sido muy difícil experimentar las distintas vivencias dentro del mundo cinematográfico  que hasta ahora he gozado, y de las que iré hablando en este blog oportunamente.

Les dejo el link de la página web de la que fue, durante unos tres años (2008-2011), mi casa de estudio,ESCINETV, y que me abrió muchas puertas a oportunidades profesionales y académicas .

Luces, cámara y… ¡ACCIÓN!

•octubre 2, 2012 • 1 Comentario

Desde hace algún tiempo trato de recordar en qué momento decidí que quería hacer cine; lo curioso es que no lo logro.

Recuerdo que una vez, por ejemplo, cuando tenía doce o trece años, estaba viendo una comiquita del hombre-araña y le dije a mi papá, que estaba junto a mí: “¡Guau! ¡Cómo me gustaría dibujar así!”. Y durante los tres años siguientes asistí a clases particulares de dibujo y mi mayor sueño era trabajar en la Marvel como ilustrador de historietas.

Recuerdo también varias ocasiones en las que, luego de leer una buena novela, me he dicho a mí mismo que quería ser escritor, y otras tantas ocasiones en que recuerdo haber pensado que quería ser actor o músico, entre otras cosas. Pero del cine, de querer ser director de cine… !NADA! En un momento dado estaba viendo películas (demasiadas películas) de James Bond, Indiana Jones, La Guerra de las Galaxias… y lo siguiente que recuerdo es que había salido de bachillerato a mis dieciocho años con el sueño, quijotesco por excelencia, de convertirme en director de cine. ¡JA! !Qué soberbia la mía!

He comenzado este blog con esta íntima reflexión porque la misma refleja muy acertadamente lo que pretendo con él: dar a conocer lo que ha sido y es mi relación personal con el cine, como estudiante del cine. Y es mi esperanza que otros colegas estudiantes, compañeros de viaje por este sinuoso, escarpado, espinozo pero muy hermoso campo del quehacer cinematográfico se aprovechen de esta senda que a mí me ha tocado abrir “a punta de machetazos” y por cuenta propia para  que su tránsito sea más fácil y cómodo que el mío.

No sé si finalmente me dedicaré  a la cinematografía; tal vez sea sólo una etapa más en el camino, como lo fue el dibujo, el teatro o la música pero, durante el tiempo durante el cual me he dedicado a él (desde aquel momento perdido, tal vez para siempre, en las brumas del olvido en que decidí ser director), el cine me ha dado algunas de las más hermosas y enriquecedoras experiencias de mi vida. Este blog es mi manera de ayudar a otros a vivir las suyas.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.